jueves, 7 de febrero de 2013

Redundancia curricular

Mientras viajaba a Jaén, para mantener una reunión de trabajo en la capital del Santo Reino, en la tarde de ayer escuchaba el apartado Frases odiosas del programa La Ventana, de la Cadena Ser, donde los oyentes apuntaban qué frases o expresiones son las que más odiaban. Te dejo el corte.
Se me vino a la mente la coletilla “Sinceramente”, con su derivación “Muy sinceramente” o “con toda sinceridad”, como si la costumbre fuera ser insincero o, en su defecto, nos gustara la reiteración, si bien sólo la encajo cuando se utiliza como redundancia semántica para acentuar lo que se expresa, define o dictamina (ver apartado "Origen y Filosofía de Consultores en la Red)

También, me acordé de la crítica que realicé por la mañana en un foro de empleo en el que participé (ver post “Tu marca en la Red”), sobre las coletillas que, instruidos por los expertos en políticas activas de empleo, búsqueda de trabajo y orientación laboral, los demandantes de empleo insertan generalmente en el apartado “Otros datos de interés”, del tipo:
“Me considero buena persona”
“Persona responsable ”
“Soy puntual”
“Trabajo en equipo”
Y así sucesivamente, como si el receptor del historial o el seleccionador fuera tonto del culo. Considero esas frases redundantes y desafortunadas. ¡Pues claro que el candidato se presupone que es buena persona o responsable o empático! ¿O es que va a ser antisocial, impuntual y problemático? Prefiero leer otras frases recurrentes como "me gusta el cine y el deporte". En fin. A ver si vamos cambiando el chip y le damos más importancia, por ejemplo, a la interacción del curriculum con los escenarios virtuales que posibilita Internet, en vez de promover frases hechas  y, realmente, vacías de sentido o mensaje.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel