viernes, 19 de octubre de 2012

A desprocrastinazarse

A principios de año, aconsejé a un empresario que realizara una serie de ajustes para que su unidad de negocio se adaptara a la realidad económica y financiera actual. Si hubiera empezado antes ya tendría andado un buen trecho, pero aún no era demasiado tarde. 

Hace unas semanas, estuve comiendo con él. Un día sí y otro también, fue postergando las decisiones, sustituyéndolas por otras acciones que después se han visto irrelevantes. Los recursos disponibles en enero habían desaparecido y ahora la solución pasa, como mínimo, por la inminente presentación de un concurso de acreedores.

Pero aún así, denoté el erre que erre de la posposición, hasta el punto que le trasladé que parecía como si le gustara ir caminando alegremente hacia un precipicio. Vale que se quisiera suicidar empresarialmente, pero debía ser menos egoísta y pensar en todas las personas y entidades que comían del proyecto, ya fueran empleados, proveedores, … 

Ayer, en la página de Facebook “Yo soy de la UNAM y tú no”, se publicó una viñeta titulada "El Arte de la Procrastinación”, imagen que me tomo la libertad de dejarte al principio del post y cuya autoría desconozco. ¡Hete! Eso es lo que le pasa a mi empresario. Pensé.

Según la Wikipedia, la procrastinación (del latín: pro, adelante, y crastinus, referente al futuro), postergación o posposición, es la acción o hábito de postergar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes y agradables.

Se trata de un trastorno del comportamiento que tiene su raíz en la asociación de la acción a realizar con el cambio, el dolor o la incomodidad (estrés). Éste puede ser psicológico (en la forma de ansiedad o frustración), físico (como el que se experimenta durante actos que requieren trabajo fuerte o ejercicio vigoroso) o intelectual. 

El término se aplica comúnmente al sentido de ansiedad generado ante una tarea pendiente de concluir. El acto que se pospone puede ser percibido como abrumador, desafiante, inquietante, peligroso, difícil, tedioso o aburrido, es decir, estresante, por lo cual se autojustifica posponerlo a un futuro sine die idealizado, en que lo importante es supeditado a lo urgente. En fin. Si puedes, disfruta de un reparador fin de semana.

1 comentario :

  1. Vamos: ¡deja para mañana lo que puedas hacer hoy!, a diestro y siniestro...

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel