viernes, 17 de agosto de 2012

¿Nuevo o mismo papel?

Ayer, para tratar un tema de políticas activas de empleo, un contacto me citó en una biblioteca pública de mi ámbito territorial de actuación. Andaba el hombre de vacaciones y había quedado en pasarse con sus hijos a soltar unos libros y elegir otros. Preguntó si me importaba y le dije que encantado.

Para ser día de feria, me sorprendí de la cantidad de personas, adultos y niños, que estaban en el centro de documentación. También, observé gratamente una zona de videoteca y otra con ordenadores para usarlos y navegar por Internet.

Mientras esperaba, me senté en la amplia estancia, donde las paredes se encontraban vestidas de estanterías, acunando multitud de libros. Elegí unos textos de economía y comencé a hojearlos. El contacto me pilló ensimismado y me hizo la foto (Gracias), que te dejo en el margen izquierdo del post.

Después, recordé la biblioteca de la adolescencia temprana, en Ronda (Málaga, mediados de la década de los setenta del siglo pasado), donde íbamos a leer tebeos y a preguntarnos por los desconocidos cambios hormonales y físicos que vivíamos, mientras nos quedábamos petrificados cuando  miradas de seres del otro sexo se cruzaban con las nuestras.

De ahí pasé a la biblioteca de la Escuela de Empresariales, en Martiricos (Málaga, principios de la década de los ochenta del siglo pasado), regentada por la cordial profesora de Francés, y a los dos tomos del texto de Estructura Económica de Ramón Tamames, troncal de Tercero de la Diplomatura en Empresariales.

Aunque disfrutaba de una beca de libros, que me concedía el Ayuntamiento de Ronda, y podía permitirme adquirirlos, algunos de mis compañeros/as disponían de un presupuesto universitario más ajustado y tenían que ir a la biblioteca a consultar los textos de las asignaturas.

De golpe, los recuerdos me trasladaron a la biblioteca de la Facultad de Derecho, en el Palo (Málaga), donde repasábamos las asignaturas propias de la especialidad de Dirección y Gestión de la Licenciatura. Nos gustaba el ambiente de esas instalaciones y cogíamos varios autobuses para desplazarnos.

Básicamente, ese ha sido el papel de las bibliotecas en mi vida: depósito de conocimiento y marco de convivencia y relaciones. ¿Y hoy? Cuál es su función en esta sociedad virtual que nos toca?

María Jesús Lamarca Lapuente escribe en “El nuevo papel de las Bibliotecas” (hipertexto.info), que a los tradicionales servicios que prestan ofrecen estos centros, los cuales se prestan de forma más eficiente gracias a la tecnología, hay que añadir una serie de nuevos servicios relacionados con técnicas del análisis documental para la búsqueda y acceso a la información on line, del tipo:
  • indización y clasificación de los documentos hipertextuales,
  • aplicación de los lenguajes documentales,
  • elaboración de información electrónica (repertorios hipertextuales y bases de datos),
  • utilización de las fuentes de referencia electrónica y para aplicar procedimientos de información automatizados que tengan en cuenta -y que conozcan- las necesidades informativas de los usuarios.
Para Antonio Calderón Rehecho, “Brecha digital y nuevas alfabetizaciones” (UCM),  las bibliotecas serían el sostén para mantener el aprendizaje a lo largo de toda la vida, acogiendo a todos aquéllos que por una razón u otra no han tenido acceso a esa educación, o no tienen posibilidades de disponer de recursos propios o, por distintos avatares, no pueden acercarse por sus propios medios al lugar donde se encuentran.

Según Calderón, el Espacio Europeo de Educación Superior y el Espacio Europeo de Investigación tienen como contrapartida el cambio de modelo de las bibliotecas, que –al menos como tendencia- deben mirar a un concepto nuevo, el Centro de Recursos para el Aprendizaje y la Investigación, que conjugue servicios tradicionales de la biblioteca con otros nuevos relacionados con la producción de materiales en distintos soportes, laboratorios de idiomas, espacios de trabajo individual y en grupo con ordenadores y estaciones de trabajo... y donde se contemple de manera activa la cooperación interdisciplinar y entre diferentes instancias universitarias.

Como ves, en contra de lo que se pueda pensar, las bibliotecas siguen teniendo un objetivo de conocimiento que cumplir, adaptándose a estos tiempos mediante la utilización de los recursos de la Red de Redes. ¿Pero es un nuevo papel o realmente es el mismo que cumplía la biblioteca de mi pubertad? Si puedes, recarga pilas en este fin de semana.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel