miércoles, 18 de abril de 2012

Vale la pena


Indudablemente, el camino de los perfiles ejecutivos que cultivan la dirección de empresas basada en el respeto, es más pedregoso que aquéllos que se centran en el negocio por el negocio, les cueste lo que les cueste.

Curiosamente, esos verdaderos líderes, si bien son queridos y, sobre todo, considerados por las personas con las que se relacionan, en ocasiones son catalogados por sus desleales y traidores contrarios, como lánguidos, ineficaces y débiles.

Es uno de los pedruscos que tienen que sortear y, a veces, cargar a sus espaldas.

En ocasiones, es difícil armonizar el “respeto” con el “buen hacer” en los negocios, puesto que es muy fácil seguir la vía de la mala leche, el desprestigio, el deshonor y, en síntesis, la insignificancia como individuo.

Pero creo que vale la pena el planteamiento de los primeros, puesto que su moralidad es una esperanza en el mundo de hachazos limpios de los segundos (ver post Hachazos). Fuente de la imagen: sxc.hu

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel