sábado, 10 de marzo de 2012

Vino Naranja

Escribía Juan Ramón Jiménez, cuyos padres se dedicaban con éxito al comercio de vinos, en «Platero y yo» (Elegías, 1908):
«... llegado septiembre, si el diablo no agua la fiesta, se colma esta copa, hasta el borde, de vino naranja y se derrama casi siempre como un corazón generoso».
Ayer, junto a unos amigos, degustamos Vino Naranja, detalle de unos contactos de Huelva (España). Pertenece a la Denominación de Origen Condado de Huelva.

Lo maridamos a base de paté y queso, pero seguro que se relaciona también con los postres.
El método de elaboración y crianza se basa en el sometimiento de un vino blanco a una aromatización con un macerado de cortezas de naranja, seguido de un proceso de envejecimiento, mediante el sistema de criaderas y soleras, por un período mínimo de dos años, tiempo que es dilatado por algunas bodegas hasta ocho años y más.
El Vino Naranja disfruta de una  larga tradición histórica en la zona geográfica «Condado de Huelva», siendo concretamente a partir del siglo XIX cuando adquiere su notoriedad. Ya en 1870 Bodegas del Diezmo Nuevo, coloca en el mercado este tipo de vino, consiguiendo una gran aceptación.