martes, 13 de marzo de 2012

Lo prescindible y lo imprescindible

A la pregunta de por dónde anduvo en las últimas semanas, ayer me contestaba el contacto Antonio que se cogió unos días de vacaciones. 

Me sorprendió la respuesta puesto que en diciembre habíamos estado juntos en un viaje de desconexión.

El motivo que esgrimió, también me pasmó un poco. Decidió quitarse de en medio para que uno de los equipos que coordinaba se las compusiera sin él.

Quería darles la oportunidad de que aplicaran sus conocimientos en la resolución de un problema y, a la par, insuflar ánimo y moral en el grupo de colaboradores.

Por otro lado, a la porra lo de pensar que somos imprescindibles.  Sólo se permite aquella substancial imprescindibilidad que pueda emanar de lo emocional, es decir, aunque sé que lo podemos hacer solos, queremos que estés con nosotros porque te queremos, jefe.

Lo imprescindible que emana de lo prescindible. Curioso

Gracias, Antonio, por trasladarme tu experiencia, enseñanza y conocimiento ((Fuente de la imagen: stock.xchng).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel