sábado, 24 de septiembre de 2011

El feliz camino

Hace unos días, me decía el contacto José que me veía muy serio en la foto de una de las redes sociales que frecuento. La Felicidad es un estado interior, pensé.

Pues en esta alborada que te escribo, estoy más feliz de lo normal.

El motivo no es otro que el artículo de The Economist, que me recomendó ayer Antonio, “The U-bend of life”, y que he escrutado esta mañana, antes de escribirte.

A pesar de todas las piedras que me encuentro en el camino, ya sean personales o profesionales, como externas, económicas o sociales, el caso es que desde hace un tiempo percibo que conforme cumplo años, me siento como más feliz.

Según un trabajo de investigación efectuado por científicos de la Duke University, las personas de mayor edad son más felices que las personas de menor edad.

Es decir, cuando avanzamos en la madurez, en general, nuestra vida suele ser más alegre que en la juventud.

El camino por la Vida no es descendente, sino en forma de U. Por tanto, parece que en los países desarrollados, si bien al envejecer vamos perdiendo facultades, conseguimos ser más felices.

Por otro lado, es de todos conocidos que las personas felices viven más y son más productivas.

Para la profesora de psicología Stanford University, Laura Carstensen, las personas adultas saben que la muerte está cada día más cerca, por lo que procuran vivir mejor el Hoy, concentrándose más en las cosas que importan a corto plazo que en objetivos a largo plazo.

Los mayores disputan menos, solucionan mejor los problemas, aceptan de otra forma las adversidades y dominan mejor sus emociones.

La foto es de un postre felizmente elaborado anoche por una incipiente juventud.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel