viernes, 23 de septiembre de 2011

Artificial euforia

Hace aproximadamente un año, se escribía en El País que Facebook descartaba empezar a cotizar hasta después de 2012. Hoy, las noticias son las que son.

Ayer, después de escuchar a los políticos en el Parque Tecnológico de Andalucía, sentado en una mesa con otros críticos observadores, en mi ámbito sectorial, Valley, y territorial, Málaga (España), de actuación, percibo cierta artificial euforia que me recuerda los previos a la primera burbuja tecnológica y posterior explosión.

Existe el riesgo que aquellas empresas que han cimentado su actividad en Internet, Nanotecnología, Biotecnología, ..., y todo lo que le rodea, vuelvan a darse el batacazo.

La diferencia entre ayer (hace diez años) y hoy es que ahora los emprendedores han acumulado algo de capital y, a diferencia de entonces, al menos tienen media idea (que no entera) del negocio que se traen entre manos.

Pero, por mucho que se empeñen en lo contrario, sus empresas siguen estando sobrevaloradas (no hay más que ver a las mismísimas Facebook o Twitter).

¿Qué otra diferencia existe entre la burbuja de entonces y la presunta de ahora? Pues que la crisis que padecemos hace que se tenga los pies más en el suelo.

Recomendaría a estos emprendedores que aprovechen el momento y vendan a los Google, Facebook, ..., sus proyectos, obteniendo decentes plusvalías, que luego inviertan en nuevos proyectos.

¿En qué proyectos? No tengo una bola de cristal, pero presiento que serán emprendimientos con la presencia, de una u otra forma, del componente social, puesto que el futuro no aguantará lo que en todos los ámbitos, ángulos y perspectivas, hacemos en el presente.

Si puedes, disfruta de un reparador fin de semana (composición de imagenes-gratis.net).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel