lunes, 8 de agosto de 2011

Dañina sed

Se sintió herido y clamaba un resarcimiento, una satisfacción. De hecho, durante los últimos meses, su vena emprendedora había resurgido gracias a la sed de revancha.

Estuvimos charlando acerca de la historia de "El Conde de Montecristo", seguro que preferida de aquellas personas que han sufrido lo indecible por culpa de otras.

Ese sentimiento le impulsaba a trabajar con mayor ímpetu hacia un fin: la venganza de aquél que le hizo verdadero daño profesional.

Traté de explicarle que aunque era otra persona distinta y aparentemente más exitosa, no me gustaba lo que me estaba contando. Esa energía que le estimulaba, la considero dañina a medio y largo plazo. Debe canalizarla hacia pensamientos positivos o transformarla para promover acciones buenas.

Cuando te sientas herido por estocadas de terceros, no enciendas el fuego de la venganza, aunque éste a corto plazo te beneficie anímicamente e incluso en lo material.

Lo mejor es analizar la situación, llegar hasta el fondo y extirpar emocionalmente la causa, transfigurando todo lo dañino, perjudicial o contradictorio, en provechoso, axiomático, generoso, honesto y auténtico.

Que esta semana te sea beneficiosa en lo laboral, empresarial, profesional o institucional (composición de imagenes-gratis.net).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel