lunes, 25 de julio de 2011

Vendedor nómada

Como dice Og Mandino (ver post Pergamino nº 9), “soy un pequeño grano de uva que se aferra a la viña”. Esta mañana estoy triste y no es porque sea lunes, sino por la decisión que deberé tomar después de escuchar a todas las partes.

Intentamos enseñar y promover durante meses el camino de rectitud en la Vida, pero o el mensaje no lo expresas adecuadamente o aunque seas claro en la docencia y en los hechos, siempre cabe el riesgo que alguien no capte o no quiera seguir la palabra, la ruta, el trayecto que pretendes dibujar.

Cambiando de tema, la referencia a Og Mandino me sirve para trasladarte la convivencia que tuve ayer con Manuel, María, José y Manuel. En la sobremesa de un arroz con gambas, entre cajas de mudanza y olor a pintura, escuché a estos comerciales, contactos y amigos, charlar sobre su vía crucis de vendedores nómadas.

Curiosamente, una de sus preocupaciones es optimizar las rutas de visitas a clientes. Dedican el primer viernes de cada mes para planificar las visitas del mes. También, sacrifican parte de los fines de semana para ajustar las agendas y estudiar aún más las rutas prediseñadas.

Lo que aparentemente es sencillo, lo percibí muy complejo. No es suficiente los tipos de clientes, el calendario, el horario adecuado de la visita, … No. Son múltiples las variables que hay que tener en cuenta.

La tecnología actual ayuda. Atrás quedaron aquellas agendas que más que dietarios parecían archivos ambulantes. Pero siempre la realidad supera a la planificación, por lo que llegado a un punto, el buen vendedor sigue a su cerebro y a su corazón. Que tengas una proactiva semana laboral, profesional, empresarial o institucional, como prefieras (Composición de imagenes-gratis.net).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel