jueves, 14 de julio de 2011

Karma propicio

Llevo unos meses un tanto hastiado de la realidad en mi ámbito sectorial y territorial acerca de la filosofía oriental aplicada a los negocios, tal vez porque he observado que en muchos casos es una estrategia a modo de cortina de humo del presunto creyente o defensor de turno. Mucha filosofía Sun Tzu, Bhagavad Gita, samuráis… y cuando escarbas un poco te das cuenta de las indudables artes gerenciales que se aplican: bota de hierro en el cuello del colaborador, cliente, proveedor o trabajador, censurables prácticas relacionales, intolerancia, obcecación y peligroso fanatismo.

Sin embargo, mi espero transitoria falta de fe en esa ética, moral o dogma milenario, no es por la acción de estos presuntos falsos predicadores y practicantes, que en algunos casos hasta tienen relativo éxito y logran embaucar con su palabrería al resto de los mortales que se dejen enredar. La mala interpretación, una vez más, es solamente de mi única incumbencia, porque me dejo llevar por el mal sabor de esas experiencias y meto en el saco a todo el respetable y antiquísimo conocimiento asiático. 

Parafraseando a Parthasarathy: solo yo soy el arquitecto de esa opinión negativa o, por el contrario, de un juicio equilibrado, digamos proactivo. Todo esto te lo cuento porque ayer, al final de la tarde, un contacto me estuvo dando la vara durante cerca de una hora, sobre la importancia en la gestión empresarial de esa energía trascendente, incorpórea e inconmensurable, que se deriva de los actos buenos de las personas y que me atrevo a denominar “karma propicio”. 

Debo dar la razón a mi interlocutor. Si los profesionales, los ejecutivos, las empresas, asumieran un enfoque directivo holístico, resumido por Aristóteles en su metafísica, otro gallo cantaría. El holismo enfatiza la importancia del todo y la interdependencia y trascendencia de todas sus partes, desde los accionistas, hasta el medioambiente, pasando lógicamente por los colaboradores y colaboradoras, los clientes, los proveedores y la propia sociedad: mercantilismo holístico, me aventuro a catalogar (fuente de la foto: imagenes-gratis.net). Imagen incorporada posteriormente; fuente: pixabay.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel