viernes, 3 de septiembre de 2010

Centrarse en las fortalezas

Las personas pasan excesivo tiempo ejecutando tareas para las que no están formadas adecuadamente o, sencillamente, no son de su agrado. En esta semana he tenido dos sesiones de formación con un colaborador, para enseñarle un procedimiento de trabajo específico, centrándome en sus fortalezas. Finalizado el supuesto práctico, ayer me sentí feliz del resultado obtenido por el pupilo.

De vuelta a casa, reflexioné acerca de qué podemos hacer los directivos, coordinadores, responsables de equipo,…, para fructificar el talento que habita en nuestras instituciones. Puede que muchos ejecutivos sigan obsesionados con las flaquezas de sus trabajadores y con la forma de sortearlas o impedirlas, en vez de ubicar a su personal en puestos donde puedan rentabilizar al máximo su poderío profesional.

Tal vez, un primer movimiento consistiría en determinar dónde sobresale nuestro colaborador o colaboradora, cuáles son sus firmezas, qué actividades asimila de forma resuelta, cuáles son sus capacidades naturales, qué procesos les son más gratificantes,… Un directivo proactivo sí se ocupará de los talentos individuales y grupales de su equipo, para rentabilizar al máximo el aporte de valor que se realiza a la empresa y, por derivación, a la sociedad. Que disfrutes de un reparador fin de semana (viñeta de imagenes-gratis.net).

1 comentario :

  1. Anónimo3/9/10 8:52

    Estoy totalmente de acuerdo, pero ¿cúantos directivos tienen esa mentalidad? y, lo que es más complicado, ¿cuántos ponen en práctica esas ideas?. Me alegra que tú seas uno de ellos.

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel