sábado, 22 de mayo de 2010

Objetivo de igualdad

“Detrás de la discriminación por razón de sexo no tiene que haber un acto intencional, sino que es, en la mayoría de los casos, resultado de inercias sociales; sin embargo: para erradicarla es necesario un acto intencional: interponer medidas expresamente orientadas hacia el objetivo de igualdad entre mujeres y hombres.” Ésa es la síntesis final de un estudio, desde una perspectiva de género, de las características del empleo de las mujeres en las sociedades laborales andaluzas, presentado este fin de semana por Dña. Encarnación Poto Monge, Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo y Presidenta de ACYCO y Comoliva, entre una larga lista de cargos de representación en instituciones públicas y privadas. Parece que “la desigualdad entre mujeres y hombres se traduce casi de manera directa en una menor motivación para el trabajo de las personas que la sufren, así como introduce elementos de tensión y conflicto en el entorno laboral en que se produce. Todo ello tiene evidentes repercusiones en la eficacia y eficiencia general de la organización laboral en su conjunto”. Por otra parte, “combatir la discriminación en el mercado laboral tampoco debe limitarse a reprimir las conductas no deseadas ni a compensar a las víctimas. También exige intervenciones que fomenten cambios culturales y que definan de nuevo prácticas socialmente aceptables”. “La Igualdad entre mujeres y hombres se constituye como el elemento dinamizador de la construcción política, social y económica de las sociedades democráticas, y esto supone que ha dejado de ser considerado como el principio que beneficia solamente a las mujeres para instaurarse como principio que beneficiará a la sociedad en su conjunto, al contribuir a resolver los desequilibrios estructurales existentes”. Son algunas de las conclusiones del trabajo de investigación. Si quieres acceder al texto completo, pincha AQUÍ (instantánea con Encarna, en un momento de la jornada).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel