sábado, 26 de diciembre de 2009

El genio del fuego

Ensimismado delante de la chimenea, candela acogedora, contemplando la danza de las llamas, mientras se quemaban los trozos de leña. En breves intervalos de tiempo, parecía distinguir el rostro del genio del fuego, espíritu de la voluntad, fuerza vital, que revelaba cada instante del presente que viví ayer. Me sentí insignificante, pero seguro, consciente de la dura realidad y en disposición de seguir afrontando el camino en el incierto 2010. Después, observé las incandescentes brasas y me percaté de la latente fuerza destructiva que había custodiado la hoguera. Pensé en la obligación de preservar la lumbre, silenciándola, disimulándola, destinándola sólo para generosas, sinceras, afables y proactivas empresas. Te dejo una instantánea de la cara que creí percibir ¿O sería el Espíritu de la Navidad?

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel