miércoles, 21 de marzo de 2007

Outsourcing documental

Fuente de la imagen: janeb13 en pixabay
En el post Un olvido imperdonable, expresaba que, según un estudio de Landwel-PwC, las empresas españolas no están preparadas para custodiar los datos personales que almacenan en papel. En el post La e-factura, comentaba que los empresarios no conocen ni implementan la e-factura, que impulsa la AEAT. En La incertidumbre del navegante, os hablaba escribía acerca de la importancia de disponer de un plan de contingencia en seguridad informática; etc. 

En síntesis, que estoy sensibilizado con los procedimientos administrativos encaminados a la reducción de la circulación del papel en la organización y, aunque pongo en cuarentena cualquier propuesta de outsourcing administrativo (por ejemplo, ver post Outsourcing contable o el texto Outsourcing de ocasión), a priori no me disgusta las concepciones de gestión documental como las que hace Silvia Díaz Montenegro, directora general de la empresa Léelo (leído en la pág. 22 de Expansión, 20/3/07). 

Propone Silvia un outsourcing de gestión documental, es decir, la subcontratación de la digitalización y la creación de un sistema personalizado para procesar todos los papeles que genera una empresa, garantizando reducción de costes y, supongo, eficacia y eficiencia organizativa. (Formato de post modificado posteriormente. Fuente de la imagen: sxc.hu). Imagen incorporada con posterioridad; fuente: janeb13 en pixabay.