jueves, 21 de noviembre de 2019

Desafiante estabilidad financiera europea

Fuente de la iamgen: Rappellingusa en pixabay
Por más que nos empeñemos los “españolistos” en que somos el “ombligo del mundo mundial”, la realidad es otra, porque la economía española se encuentra sometida a los vaivenes de la economía mundial, a nivel global, y la de la Unión Europea, a nivel regional. Recientemente, según la Revisión de estabilidad financiera (FSR) de noviembre de 2019 del Banco Central Europeo (BCE), los riesgos a la baja para el crecimiento económico global y de la zona del euro han aumentado y siguen creando desafíos de estabilidad financiera. Las bajas tasas de interés deberían respaldar la actividad económica en la zona del euro, pero también pueden alentar la toma excesiva de riesgos por parte de algunas instituciones financieras no bancarias y corporaciones no financieras altamente apalancadas, y en algunos mercados inmobiliarios[1]

En cuanto a los fondos de inversión, las compañías de seguros y los fondos de pensiones, que desempeñan un papel cada vez más importante en la financiación de la economía real, han seguido asumiendo más riesgos y han aumentado su exposición a los segmentos más riesgosos de los sectores empresariales. Según el BCE, en el caso de una revaloración repentina de los activos financieros, el creciente riesgo de crédito y liquidez en algunas partes del sector financiero no bancario de la zona del euro, junto con un mayor apalancamiento en los fondos de inversión, puede llevar a los no bancos a responder de formas que causen estrés, extendiéndose al sistema financiero de una manera más amplia. 

En relación a los focos de vulnerabilidad, para el BCE también permanecen en el sector corporativo no financiero y en algunos mercados inmobiliarios. Los bajos costos de financiamiento parecen estar alentando más préstamos por parte de empresas más riesgosas[2]. Las autoridades están utilizando medidas macroprudenciales específicas, donde estén disponibles, para abordar los riesgos asociados a la estabilidad financiera. Las perspectivas de rentabilidad de los bancos de la zona del euro se han deteriorado aún más, a pesar de las expectativas de un aumento modesto pero continuo en los ingresos netos por intereses y comisiones[3]. Fuente de la información: BCE. Fuente de la imagen: Rappellingusa en pixabay. 
__________________________________
[1] En opinión del vicepresidente del BCE, "Si bien el entorno de tasas de interés bajas respalda la economía en general, también observamos un aumento en la toma de riesgos que garantiza un monitoreo continuo y cercano. "Las autoridades deberían utilizar las herramientas disponibles para abordar la acumulación de vulnerabilidades cuando sea posible". 
[2] Al mismo tiempo, los mercados inmobiliarios en varios países de la zona del euro han seguido registrando un aumento de los precios. 
[3] Se espera que el rendimiento de los fondos propios de los bancos de la zona del euro se vea sometido a una mayor presión por las perspectivas económicas más débiles y las persistentes ineficiencias en los costos y el exceso de capacidad. Aun así, la posición de solvencia de los sectores bancarios sigue siendo sólida con un índice Common Equity Tier 1 de más del 14%. E incluso bajo un escenario de estrés adverso, se espera que el índice de solvencia agregado permanezca por encima del 11%

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel