miércoles, 7 de agosto de 2019

Más "hamaca book" y menos "sillón ball"

Parte de las tardes de este tórrido mes de agosto en mi ámbito territorial de actuación (Málaga, España), las estoy dedicando a la siempre asignatura pendiente de la lectura. El cuerpo a esas horas del día tiende a practicar el sano deporte sillón ball, al menos eso es lo que piensan algunas personas, como Gabriela Gottau (@gabygottau), que en el sitio vitonica.com, defiende los beneficios de esta práctica a priori “no deportiva”, pero que si se practica viendo deporte en la tele pues parece que es efectiva. Prefiero "comerme el tarro" incitándome a lo que denomino “hamaca book”. Además de re-hojear todos los fines de semana un texto de los que cogen polvo en la estantería (y que luego referencio en el sitio BOOK--POST), me suscribo a “tropecientos” fondos bibliográficos. Algunos funcionan mejor que otros, como la “Biblioteca Abogacía” (BA), que fue creada en el marco del Plan Estratégico de esta Institución española (2016-2020)

El principio inspirador de la BA es el de "igualdad de armas", en el sentido que esta igualdad en el derecho procesal es una proyección del más amplio principio de igualdad ante la ley, y está indisolublemente asociada a la igualdad en el acceso a las fuentes de información de todos los colegiados españoles, independientemente de su lugar de colegiación. En este sentido, la remoción de los obstáculos que impiden el conocimiento en condiciones de igualdad entre abogados y abogadas no es sino un lógico corolario de la igualdad de armas. Para que los letrados y letradas cuenten con medios equivalentes de información en la articulación de su estrategia profesional, sin limitación física, temporal o geográfica, deben poder acceder a una biblioteca digital común, con independencia de su concreta colegiación. 

La BA cuenta con tres pilares de contenidos: comerciales (acuerdos a los que el Consejo de la Abogacía española - CGAE - ha llegado con Editoriales para contar con sus obras en préstamo); propios (la Revista del CGAE, sus informes de la Comisión Jurídica, las guía de la Fundación, etc. más los contenidos de los Colegios que quieran sumarse igualmente con sus revistas y materiales); y sujetos a convenios con terceros productores de contenido jurídico de calidad (Instituciones, organismos, asociaciones, fundaciones, etc. que producen contenido jurídico de calidad el cual, la mayor parte de las veces, ya se encuentra disponible en internet) Ahora me estoy leyendo el texto coordinado por Luisiana Valentina Graffe, “Prevención y tratamiento punitivo de la corrupción en la contratación pública y privada”, de la editorial Dykinson. Fuente de la imagen: Skitterphoto en pixabay.