viernes, 1 de marzo de 2019

Cumplimiento Normativo y Secreto Empresarial

Si eres follower de este sitio, sabes que en más de una ocasión he tratado el tema de los secretos empresariales. Textos como “Protección de la información empresarial”, “Legislando sobre Secretos Empresariales” o, incluso, “Antesala de la nueva Ley de Marcas”, son buena prueba de ello. Igualmente, el año pasado, en el “Sitio de Compliance”, texto “Anteproyecto de Ley de Secretos Empresariales”, informaba que el Gobierno de España, a propuesta del Ministerio de Justicia, había puesto en circulación un Anteproyecto de Ley de Secretos Empresariales por la que se trasponía al ordenamiento jurídico español una Directiva comunitaria de 2010, la Directiva relativa a la protección de los secretos comerciales. Esa Directiva tiene por objeto armonizar la legislación en esta materia de los Estados miembros de la Unión y fomentar la competitividad, al establecer normas mínimas comunes en materia de protección de los titulares de secretos empresariales, frente a la obtención, utilización y revelación ilícitas de los mismos y frente a la explotación no consentida de mercancías infractoras. 

Pues bien, recientemente se ha publicado en el Boletín Oficial del Estado Español (BOE), la Ley 1/2019, de 20 de febrero, de Secretos Empresariales[1], que ya referencié en el Sitio Compliance con explícito título. Parte de la tarde del jueves la pasé hojeando la normativa. Sigo pensando que el legislador ha intentado, con distinto acierto, dos objetivos. Por un lado, garantizar que la competitividad de las empresas europeas que se basa en información empresarial no divulgada esté protegida de manera adecuada, y, por otro, mejorar las condiciones y el marco para el desarrollo y la explotación de la innovación y la transferencia de conocimientos en el mercado interior, perfilándose el encaje de la nueva ley dentro del marco de protección que el ordenamiento jurídico español procura proporcionar frente a la violación de los secretos empresariales, advirtiendo en su Preámbulo de las consecuencias que, para los casos más graves, resulta de la aplicación de los tipos delictivos contemplados en los artículos 278 y 279 del Código Penal español. Fuente de la información: BOE. Fuente de la imagen: pixabay. 
_____________________________
[1] Ley 1/2019, de 20 de febrero, de Secretos Empresariales. Publicado en: «BOE» núm. 45, de 21 de febrero de 2019, páginas 16713 a 16727 (15 págs.) Sección: I. Disposiciones generales. Departamento: Jefatura del Estado. Link: https://www.boe.es/boe/dias/2019/02/21/pdfs/BOE-A-2019-2364.pdf