jueves, 17 de enero de 2019

Hete aquí resuelto el entuerto

Si eres follower de este sitio, sabes que en más de una ocasión he escrito sobre esto de los historiales profesionales y los currículos. Textos como “Tarjeta blogosférica” son buena prueba de ello. En “Multipotencialidad / Multipotentialite”, incluso te apuntaba la idea de Jessica Butcher, que escribía en Financial Times, bajo el título My messy CV shows a little knowledge can be far from dangerous, donde mantiene la tesis que comparto, de que las personas que han hecho muchos bolos laborales, empresariales o profesionales, se encuentran más proclives al cambio y los intervalos de uno a tres años en un proyecto o, incluso, simultaneando varios proyectos, es de lo más habitual, sobre todo a los que laboramos en sectores como la tecnología, las finanzas o el marketing. 

En “Curriculum exprés”, confesaba que desde hace unos años, al abrigo de las nuevas olas tecnológicas o digitales, estoy observando la moda de lo que en 2013, en un taller formativo, denominé "curriculum exprés", historiales profesionales en una página, generalmente apaisada, o en presentaciones siderales cortas, con información preocupantemente muy sucinta, curiosamente, sin hacer uso del potencial de Internet en general y de las redes sociales generalistas o profesionales en específico, que procura el acceso a información del candidato que completa o amplia el resumen presentado. Refresco lo anterior porque, recientemente, me he visto en la necesidad de reelaborar mi curriculum vitae para enviarlo a una institución universitaria privada.

Mi primer sentimiento fue ¡Tierra, trágame! Pero luego recordé el contenido de los textos referenciados y las plantillas elaboradas hace unos años y me dije "hete aquí resuelto el entuerto". Así que me centré en las últimas experiencias y formación universitaria reglada, algunos detalles más (colegios profesionales, reconocimientos, publicaciones, prensa...) y enlace a los datos alojados en Linkedin (si quieres acceder al perfil profesional en esa red social, clickea AQUÍ), por si esa universidad quiere saber más antes de la presumible oferta de colaboración docente. Abajo te dejo el CV por si te sirve de ejemplo (iba acompañado de la preceptiva carta de presentación). Si tienes alguna crítica o sugerencia ¿A qué estás esperando para trasladármela? Fuente de la imagen: elaboración propia.