domingo, 10 de junio de 2018

Fugaz brillo de diamante

Agradable velada en casa de Paco (Gracias, amigo), perdiéndome en su extensa biblioteca de libros técnicos, fundamentalmente económicos, financieros y jurídicos, aunque también exquisitos textos en recursos humanos o procesos organizativos. Fue un placer degustar el tinto Finca Villacreces 2011, Ribera del Duero de la bodega del mismo nombre, Villacreces, mientras hojeaba los dos tomos “Estructura Económica de España” de Ramón Tamames, que te referenciaré mañana, fluyendo a mi mente recuerdos a borbotones de principios de la década de los ochenta del siglo pasado, en la Escuela Universitaria de Empresariales, escuchando Shine On You Crazy Diamond ,"Sigue brillando, diamante loco", de Pink Floyd, título que utilizo para nombrar este texto. 

En cuanto al vino, tempranillo con un toque de cabernet sauvignon y apostaría que otra variedad, típico color picota, con un fugaz brillo a lo de loco diamante de la canción que sonaba, y explícita e inconfundible fragancia enmarañada a "fruta fructifica" (adrede la presunta redundancia), me inundó sabor a ciruelas, grosellas o moras, que trabajaban un posterior complejo equilibrio varietal que, sinceramente, se me escapaba. La bodega, que se encuentra situada en la milla de oro de Ribera del Duero, toma el nombre del franciscano Pedro de Villacreces que junto a un grupo de clérigos, entre los que se encontraba San Pedro Regalado, se estableció en el lugar para dedicarse a la oración, al cultivo de la tierra y, ya que estaban por el páramo vitícola, un pequeño viñedo para su propio consumo y el de los monasterios cercanos. 

A continuación inserto un vídeo, a disposición en Youtube cortesía de artevinotv, con unas instantáneas de la finca. Este texto también se ha editado en el sitio VINOPOST, bajo el título “Finca Villacreces 2011” (Fuente de la imagen: elaboración propia).