jueves, 14 de agosto de 2014

Generación perdida

Escuchaba ayer el reportaje tertulia “La otra cara de los emprendedores”, en Espejo Público (A3), que giraba en torno a que una buena idea empresarial no es siempre sinónimo de éxito. Los casos de Juan Corberá, que decidió montar un buscador web de talleres de coches, invirtiendo unos cuantos miles de euros, fracasando en el intento, Javier Echaleku, que pasó de facturar unos cuantos millones de euros a la ruina, o Manuel Rodríguez, que montó una empresa de entretenimiento de caballos junto con su socio y que no cubre costes, todos ellos podrían encuadrarse en el calificativo “generación perdida”. Te dejo otro reportaje emitido días atrás con otras experiencias menos deprimentes aunque mileuristas.
Mientras escuchaba las odiseas de estos “emprendedores perdidos”, recordé el mensaje de Michael Gerber[1], en el sentido de que todo individuo dispuesto a iniciar un proyecto, hospeda en su interior tres personalidades que no siempre tienen por qué estar de acuerdo a la hora de llevar el timón: la emprendedora o innovadora, la directiva u organizadora y la técnica o “curranta” incansable propiamente dicha. Lógicamente, estas tres personalidades pueden divergir, sumiendo a la “emprendeduría” en un vicioso círculo de decisiones contradictorias o indecisiones que abocan al irremediable fracaso. Te dejo un vídeo, subido a Youtube por maal2al con el reportaje de TVE "Generación perdida", que algo tiene que ver con el tema de este post (Fuente de la imagen: sxc.hu).

[1] Gerber ,Michael. The E-Myth Revisited. Ediciones HarperCollins.1995.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel