domingo, 27 de julio de 2014

El sanitario

Para salir de la mierda en la que nos han metido los de siempre y superar las injusticias de la vida, tiene mi amigo encima de la mesa varias propuestas: que si eficiencia energética, que si cloud computing, que si redes comerciales para formación, que si servicios jurídicos a colectivos de extranjeros,… Sí, muchas ideas pero cabe preguntarse cuál es la adecuada para su proyecto vital en este momento. Necesita destilar esas opciones con la ayuda de terceros sagaces y confiables, que le orienten por los caminos decisorios adecuados. No es que un asesor en temas laborales, coach, ... no sea honesto o perspicaz, pero no estoy hablando de esos profesionales, puesto que sólo te sitúan, emplazan, concretan y luego a seguir andando solo. Tampoco necesita la orientación de su pareja o amante. Estoy pensando en el perfil del sanitario trasladado a las actividades profesionales, laborales, empresariales o institucionales. Intentaré explicarme.

¿Qué hace un enfermero? Básicamente se dedica al diagnóstico y tratamiento de problemas de salud, centrándose en el estudio de la respuesta del individuo o del grupo a desajustes que afectan al equilibrio corporal, supliendo o complementando el cuidado de los pacientes. Entonces, apliquemos esta definición a ese otro sanitario que le ayudará a mi amigo a tomar el camino más interesante, implicándose activamente en la toma de decisiones. Esta idea no es mía, sino de Thomas Davenport y Laurence Prusak[1], que apuntaban que para filtrar los posibles, el sanitario, al estar al cabo del clima laboral-social-económico que envuelve al amigo, puede determinar si tal o cual propuesta precisa pocas o muchas transformaciones para funcionar, si es realista, si el interesado dispone de las capacidades, etc. También, el sanitario escucha objetiva y atentamente las cuestiones clave, armonizando todo el conjunto decisorio (Fuente de la imagen: sxc.hu).

[1] Thomas Davenport, Laurence Prusak. “What's the Big Idea? Creating and Capitalizing on the Best New Management Thinking”. Harvard Business School Press.  Año 2003.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel