lunes, 31 de marzo de 2014

Por si las moscas

En relación al post “El poder en equilibrio”, ayer recordaba Antonio en un comentario (Gracias), que también estaba la aproximación de la seguridad colectiva y la mundial federalista. Efectivamente, amigo. El hecho que me sienta identificado con el primer acercamiento de Moore a la explicación de por qué los estados se relacionan, no es óbice para rechazar de plano las otras dos vecindades, lo que pasa es que un post es eso, reducido texto consumido en el contexto efímero de la blogosfera y bajo la presión o los embarazos del riguroso directo.

Y ya que estamos, precisamente porque John piensa que su balance de poder no es tal como pretende en su asistencia considerada, ahonda en la práctica de las relaciones internacionales por parte de los estados con el objetivo de la preservación del orden mundial y, por derivación, alejar el riesgo de conflicto, lo que define como “seguridad colectiva”, en el sentido que “si ataco a un tercero, estoy comprometiendo mi propia seguridad”, por lo que si me uno con otros para salvaguardar la seguridad de todos “si me atacan, mereceré ser socorrido”. Es decir, “por si las moscas” o lo que es lo mismo: política de disuasión e intimidación a los agresores potenciales a través de la presuntamente "molesta" presencia de una organizada comunidad internacional.

En cuanto al manifiestamente predecible “federalismo mundial”, o predilección por el “orden mundial” como visión única del problema de balance mundial, hay que decir que el concepto, al igual que el de “seguridad colectiva”, no es originario de Moore, sino que deviene, al menos, desde un tal Claude (¿Claude Nigoul, politólogo francés?), nombrado por John y del que no puedo decirte más, desconociendo sus referencias exactas así como su perfil virtual. La idea se basa en la función de un gobierno mundial federal con el único fin, por si las moscas, de mantener el orden mundial mediante la brega directa con los ciudadanos, no con sus estados, a través de una jurisdicción de ámbito supraestatal como instrumento de orden. Que esta semana, a caballo entre marzo y abril y con la losa (que no "loza") biorrítmica del cambio de hora, te sea beneficiosa en lo laboral, profesional, empresarial o institucional, según proceda o te interese (Fuente de la infografía: elaboración propia a partir de imágenes de sxc.hu).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel