sábado, 22 de marzo de 2014

Buena persona

Tengo grabadas en mi mente dos instantáneas de la vida de D. Adolfo Suárez González: cuando se mantuvo sentado en su escaño el 23 de febrero de 1981 y las lágrimas de sus ojos al anunciar su dimisión días antes. Presentía un líder sincero, fuerte, sensible y comprometido, por lo que cuando pude votar, le voté en más de una ocasión y volvería a hacerlo. Su persona ha inspirado parte del camino político transitado en la adolescencia. Desde este modesto sitio, traslado al presidente mis respetos y reconocimiento. La imagen es un instante del entristecido atardecer de ayer, captada por un peque de diez años que me preguntó: ¿Quién es ese señor? Una persona buena y un excepcional líder, le contesté.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel