miércoles, 19 de febrero de 2014

Incómoda pero honesta

En relación a una posible colaboración profesional y ante la insistente pregunta de mi interlocutor acerca de dónde me veía en su organización, le agradecí su deferencia profesional pero comuniqué que lo importante no era mi contestación, sino dónde me veía él o, mejor, para qué actividades, tareas o proyectos necesitaba mi perfil laboral. Evidentemente, si me hace una proposición y no me complace o interesa, no se conseguirá el acuerdo, pero si no tiene claro qué valor puedo aportarle, lo demás no sirve o no ayuda. Incómoda y, a la vez, honesta cuestión.

Si no se conforma claramente esa identidad profesional y el espacio productivo en ese futuro mejor que se prevé con la incorporación, existen muchas papeletas para que la relación laboral sea un fracaso o, en el mejor de los casos, ni fu ni fa. En la alineación de esa identidad, la visión, la misión y los valores de la organización son fundamentales, pero todavía tiene más peso la sintonización continua del consejo de dirección con el ritmo productivo, la detección específica a priori de necesidades o excedentes de capital humano y la decisión en consecuencia.

Ya en el hogar, antes de visitar a Morfeo, quedaba el mal sabor de que había cerrado una puerta a la oportunidad de trabajar en el mañana de la institución, pero también el relajante sentimiento de haber preguntado lo que tenía que preguntar, que junto a la imagen de un vigoroso océano a mi lado, posibilitó un reparador descanso velado por el rumor y el aroma de las imaginarias olas (Fuente de la imagen: elaboración propia).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel