viernes, 21 de febrero de 2014

Constructiva, productiva y feliz

Siempre que caigo en la cuenta, al final de la tarde procuro reflexionar sobre lo acontecido durante el día, interrogándome acerca del compromiso profesional diario, los resultados totales o parciales consumidos, las meteduras de pata, los agradecimientos y reconocimientos recibidos y los emitidos, el conocimiento adquirido y el compromiso construido.

Esta última cuestión sobre la responsabilidad cimentada en cada paso del camino, no es sólo objetivo de la dirección o del mando intermedio, sino, es del más común de los sentidos, que realmente es obligación de cada componente de ese tablero que se llama genéricamente empresa, fundación, asociación, institución, …

Ahora bien, no toda la culpa de la posible irresponsabilidad debe asignársele a la dirección. Yo también soy responsable porque puedo escoger la actitud ante la ejecución de la tarea, proceso o actividad y ser consciente del compromiso que debo adquirir. En síntesis, sintonizar con una mente constructiva y, por derivación, productiva y feliz. Si puedes, recarga pilas en este fin de semana (Fuente de la imagen: sxc.hu).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel