domingo, 1 de septiembre de 2013

Por un precio justo

Pasaba el tiempo y se iba acumulando ropa del colegio en buenas condiciones de uso. Limpia, planchada y guardada en cajas, dormía en el armario del peque. Contacté con la dirección de una ONG con la que esporádicamente colaboro y me dijeron que lo mejor era que se lo trasladara a la asociación de madres y padres de la institución educativa, porque les constaba que había familias que lo estaban pasando regular y seguro que esos uniformes les vendría bien como complemento o apoyo. También, la acción se podría extender a libros de textos, ordenadores, …

La idea me pareció muy interesante, así que, ni corto ni perezoso, me puse en contacto con el AMPA y les comenté la propuesta que no era otra que la organización se encargara discrecionalmente de estos y otros menesteres. Pero pasaba el tiempo y no recibía ningún comentario, instrucción u orientación. Me dijeron que el tema se había tratado en la junta directiva. Parece que existían otras cuestiones más importantes como, presuntamente, preparar la visita de los reyes magos o qué hacer con los excedentes de tesorería: ¿una paella, un viaje, comprar un ordenador, …? Me plantearé este año si seguir en esa asociación.

Ante la no respuesta, obstinado contacté con la secretaría del colegio y le argumenté el concepto. Se brindaron sin excusas y recepcionaron las cajas. Meses después, vía radio macuto del patio me llegó el rumor de que tal o cual familia había recibido circunstancial y discrecionalmente unos pantalones de chándal, un polo, un jersey, … con el que podían llegar a final de curso sin desembolsos económicos complementarios. Me sentí feliz.

En el mes de agosto que ayer terminó, fui consciente de la campaña de Elena Alfaro “Por un precio justo para los libros de texto”, en change.org, pareciéndome atrayente el proyecto. La retirada de becas, la subida del IVA, … y, en síntesis,  la cruda crisis que padecemos, colocan a muchas familias españolas en el estadio de dificultad económica a la hora de comenzar al año académico de sus hijos. Alternativas como un sistema efectivo para la reutilización de libros o la selección de textos por concurso entre editoriales, no me cabe duda que posibilitarían un acceso a la educación más desahogado sin aumentar el gasto público.

Te dejo el vídeo con la campaña, subido a Youtube por ChangeEspaña (Fuente de la imagen: sxc.hu).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel