viernes, 21 de junio de 2013

Juntos, que no revueltos

Reconociendo que en ocasiones me gano la vida colaborando y ayudando en la reestructuración, saneamiento y reorganización de instituciones públicas y privadas, difiero de las corrientes de pensamiento organizativo empresarial o político que piensan que la solución a los problemas de determinada entidad está en realizar una auditoría o contratar a la presunta “estrella” recomendada por el iluminado de turno, como generador de la permutación estructural que se quiere realizar. Tampoco comulgo con aquellos individuos que al abrigo exclusivamente de la última novedad terminada en "ing", y con más o menos labia o charlatanería, vendan a muy buen precio que "la solución se encuentra en tu interior, deseando salir", a lo "tú en ti" (que no Tuenti). Respecto a este tema y con todo respeto, hace unos meses, arriesgándome a que no cuajara un futuro proyecto de cooperación profesional, le trasladaba a la vicepresidencia ejecutiva de una institución pública que si creía tanto en un cambio de rumbo desde hace años, por qué no lo había liderado antes y por qué no se atrevía ahora a dirigirlo junto a todo su equipo.

Por otro lado, por muy agradecido que me sienta ante el ofrecimiento de tal o cual colaboración, a veces, con mucho dolor y preocupación ante la incertidumbre de no poder traer carne al hogar, hay que declinar la participación. Si trabajo como consultor coyuntural, considero un error que se me designe como único generador de transformación en la organización. Y no es porque tenga miedo a que me lleguen palos por todas partes. No ha sido la primera vez en la que me he metido en un “fregao” de esa envergadura y he tenido que coger determinadas banderas que no me corresponden, incluso hablando sin boca prestada, para llevar el barco a buen puerto. Y presiento que no será la última. Pero el siempre difícil camino de la regeneración no se debe transitar solo, sino junto, que no revuelto, a todos los integrantes de la entidad objetivo que se pretende cambiar.

Finalmente, te confieso que es muy difícil que soluciones de salvamento que he experimentado en un proyecto, tengan aplicación en otro, aunque sea del mismo sector, tamaño y ámbito territorial, por la sencilla razón que cualquier ente empresarial o institucional está integrado por personas y éstas, como sabes, son únicas, por lo que la solución también derivará impar. Si puedes, recarga pilas en este fin de semana (Fuente de la imagen: sxc.hu).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel