jueves, 5 de abril de 2012

Intensidades

Si sigues este sitio, sabrás que por estas fechas acreciento el uso de recetas tradicionales, intentando rescatar los escasos pero intensos momentos felices de la infancia, entorno a la cocina de antaño. Ayer, me afané en unos garbanzos con vainas de habas, cocinados como si fuera un potaje normal. A las leguminosas, remojadas desde el día anterior, y a las habas, le acompañaron ajo, cebolla, tomate, pimiento, laurel, aceite de oliva virgen extra y pimentón dulce y sal al gusto.

Una variante que también me gusta es la conversión del potaje en cocido, sustituyendo todos los acompañantes anteriormente relacionados e incorporando carne de cerdo en trozos y una costilla añeja. Pero en estas fechas, la cultura por la que navego aconseja guardar la carne para otros momentos. Me atreví a maridar la intensa comida con un Vinana 2010, de Bodega Kieninger, que la contacto Georgia tenía en promoción en el Museo del Vino Málaga.

El estructurado e intenso coupage, a base de cabernet sauvignon, pinot noir, cabernet franc y merlot, hizo buenas migas con el potaje. El colofón lo pusieron unos familiares en la merienda, con una tarta de fresas, realizada con mucho amor e intenso cariño, que estaba francamente buena. Te dejo una foto.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel