domingo, 26 de febrero de 2012

Cimientos culturales

Me escribe Anton en relación a la figura del pequeño empresario, recogida en el post “El camino nunca es sencillo” (Gracias).

Dice que la mayoría de los que emprenden, al encontrarse ensimismados por la política comercial y financiera de su negocio, no tienen tiempo para dedicarse a cimentar su cultura empresarial. Esos arboles le impiden ver más allá del bosque.

Los valores, credos y filosofías (ver post editado en 2003) específicos de su empresa, se van configurando a base de porrazos de un inexperto herrero, mediante la elección de caminos organizativos obligados por las circunstancias del momento.

Si el emprendedor es buena gente, la cultura que se va conformando será decente también. Si el empresario es una mala persona, la fisonomía ilustrativa de su negocio tendrá un perfil similar.

No todo es son palos de ciego. Existen emprendedores que desde un primer momento tienen claro los principios para sus emprendimientos, decidiendo todo en función de la cultura empresarial que quieren labrar (Fuente de la imagen: stock.xchng).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel