miércoles, 9 de noviembre de 2011

Navegación ética y segura

La ligereza de Francisca Pol, con el lamentable fotomontaje de la ministra Chacon (ABC), me ha hecho reflexionar acerca de la circunspección que hay que tener en el uso de los medios sociales virtuales.

Hace unos meses, Mark LaFlamme y Staff Writer escribían en Sun Journal, “When the workplace and social media collide”, sobre este tema.

El individuo frívolo, despreocupado, insensato o tontolava, piensa que porque sus contactos son familiares o amistades, no hay riesgo de que su jefe, su profe, su socio, …, se entere que, por ejemplo, está haciendo novillos.

El perjudicado de que lo atrapen infraganti es él mismo y los beneficiados son los demás, que se dan cuenta de la catadura moral del sujeto.

Lo verdaderamente grave es que difunda información discrecional, sensible o de terceros y, por ejemplo, ponga en peligro la estrategia comercial o de seguridad de la institución donde colabora, trabaja o estudia.

En ese caso, los damnificados son otros y el daño puede ser incalculable.

Para evitar lo anterior, es recomendable leerse las normas de seguridad y de control que orientan sobre restringir o autorizar quiénes pueden ver la información que se cuelga en el perfil.

Pero pienso que lo más importante es disponer y ejercer ética y moralidad, porque nuestro rastro en la Red no deja de ser una proyección o extensión más de lo que somos en la vida real, es decir: si miento, miento, si me escaqueo, me escaqueo, si uso recursos ajenos en beneficio propio o robo, soy un ladrón.

Por otro lado, coincido con Mark y Staff que hoy en día, en la actividad profesional o institucional, renunciar a las redes sociales virtuales sería como si hace unas décadas nos hubieran quitado el fax y el teléfono.

Por tanto, al menos en lo laboral o empresarial, naveguemos virtualmente pero con perfiles inequívocos, participación considerada y aplicando determinadas normas de seguridad (fuente de la foto: imagenes-gratis.net).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel