lunes, 10 de octubre de 2011

Los santateresos

Al igual que existen adultos que por distintas razones no son personas de fiar para los niños, también pululan individuos que tampoco son de fiar para otros humanos, por mucha presunta amabilidad y cortesía que desplieguen.

Estos “caballeros blancos”, imitando a la mantis religiosa, comunmente llamada santateresa o tatadio, fingiendo estado de oración, estudian fríamente la situación, desde todos los ángulos.

Cuando tienen los datos necesarios o piensan que ya no hay que esperar más, estos "santateresos" eligen el momento y atacan con sus patas delanteras, a modo de hachas, con el objetivo de destrozar a “hachazos limpios” a sus semejantes, sean éstos socios, colaboradores, clientes, acreedores o, incluso, terceros que pasaban por allí.

Porque estos "humanos" sean despreciables y malsanos, no le pongamos al insecto el sambenito de dañino. Según la Wikipedia, la mantis religiosa no es venenosa, pero solitaria salvo en la época de reproducción.

En raras ocasiones, durante y tras el apareamiento la hembra se come al macho.

Cierto que utiliza sus fuertes y rápidas patas delanteras para atrapar a sus presas y devorarlas vivas, pero solo para alimentarse, siendo capaz de cazar ranas, lagartijas, pequeños ratones y colibríes.

Te dejo unas instantáneas del insecto que habita en el jardín y que me lo encuentro de vez en cuando, aunque supongo que serán las sucesivas descendencias, ya que suele vivir un año aproximadamente.

Que disfrutes de una proactiva semana laboral, profesional, empresarial o institucional, como te venga bien.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel