lunes, 8 de febrero de 2010

Tejiendo la red

Me pregunto cuál es el ratio óptimo de número de contactos de tu red social virtual en función del tiempo que le dedicas y las aportaciones que realizas. Sabes mi opinión acerca de la gestión de las relaciones empresariales en Internet (ver post Networking), por lo que hace unos años, cincuenta o sesenta contactos, en redes como Neurona (ahora Xing), me parecían un mundo y no sabía cómo devolver igual de lo que recibía (no hablaré de más de lo que me enviaban), en línea con el refrán “el que bien siembra, recibe excelente cosecha”. Hoy, contemplo el número de contactos profesionales en Facebook y me impresiono.

Sé que en la Red se estila otro tipo de tratos y cortesías, pero: ¿Cómo puedo mantener una relación virtual proactiva con cada uno de ellos? Vía herramientas varias, procuro aportar o emitir periódicamente un granito de información al resto de los nodos a los que estás interconectado, pero no puedes ni debes estar veinticuatro horas dando caña. Tampoco es cuestión de colgar todo lo que te ocurra o pienses en cada minuto de tu vida laboral (y puedas contarlo, claro está). Hay que separar el grano de la paja, antes que el receptor lo haga, se canse de tu flujo de información y te mande freír espárragos, echando por tierra el pasado y el previsible futuro de la relación. Llegado el caso, serás el único culpable.

Para atenuar las preocupaciones anteriores, procuro establecer categorías de personas, en función de su especialidad, ámbito geográfico o tipo de relaciones, lo cual, en determinado momento, me permite interaccionar de manera concreta o particular con cada grupo. Un tema importante es tener claro cuál es tu objetivo. Cuando esté despejado el fin, la masa se irá formando en función de esa meta. También, procuro ir actualizando los criterios de aceptación de contactos en base a las necesidades presentes y, sobre todo, futuras, de relaciones profesionales, pero siempre teniendo en cuenta el propósito o intención.

Me gusta cuando reconozco en la calle a personas que forman parte de mi Internet. Poco a poco, se va generando una emigración de la red tradicional a la virtual, teniendo esta última cada vez más peso, por cuestiones obvias de comunicación, pasando la tradicional a constituirse en la materialización o ejecución real de lo acordado en lo virtual y residuo de aquellos contactos que respetas y que se niegan a dibujarse un perfil en la Web. Que tengas una positiva semana laboral (imagen de cucurrucu.com).

2 comentarios :

  1. Toda semilla tiene su correspondiente tiempo de cosecha y maduración, comenzando por las legumbres de temporada nos encontramos finalmente con el bambú que quizá por la esencia oriental que dimana tarda 7 años en brotar, ni más ni menos cifra cabalística curiosamente.

    Sigo en la redes apreciado Manuel, ya que aunque conozco algun@s habas y garbanzos de temporada, sirven para eso alimentarse durante la temporada, del mismo modo cuidaré a tod@s aquellos que consideró bambú lleve el tiempo que lleve.

    El tiempo está a nuestra disposición :)

    un saludo. Mari Cruz

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Mari Cruz. Muy rica la aportación que haces.

    buen día.

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel