lunes, 18 de diciembre de 2006

Contabilidad Creativa

La semana pasada leía en varios medios impresos, el anuncio del ministro de economía de España, de que será el primer gobierno con todos los presupuestos en superávit (pág. 39, Cinco Días del 13/12/06).

Diseña Pedro Solbes un horizonte tranquilizador, basado en compasivos datos de crecimiento y empleo y en la incidencia futura de la inversión actual en el crecimiento de la productividad. 

Pasa de puntillas respecto a los efectos negativos del precio del petróleo, la escasez de los recursos energéticos en general, las consecuencias de la corrupción y sus ramificaciones, etc.

Sin embargo, lo que más me choca es la presunta utilización de lo que en medios económicos (costes), financieros (tesorería) y contables (administrativos) se denomina “contabilidad creativa”, técnica utilizada por los gobiernos anteriores y que puede que el actual se resista a olvidarla en un cajón.

Parece ser que si se tienen en cuenta que las posibilidades de recuperación de los préstamos y aportaciones del estado, recogidas en los activos financieros, son reducidísimas, dotándose las preceptivas provisiones financieras, el superávit del 0,9% del PIB se convertiría en déficit del 0,5%, dato que también nos indica un saneamiento de las cuentas públicas (leído en la pág. 49 de La Gaceta del 15/12/06).

Termino con la noticia de que las cajas de ahorros inician la venta de inmobiliarias para adelantarse al cambio de ciclo económico (leído en el Expansión del 14/12/06, vía idealista). 

Asimismo, un informe del banco de inversión one to one capital partners revela que el sector inmobiliario ha pasado a un segundo plano en la estrategia de las entidades financieras.

(Formato de texto modificado posteriormente. Fuente de la imagen: sxc.hu).