miércoles, 21 de agosto de 2019

Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid

Fuente: Open Arms
En estos momentos de crisis existencial de Europa en materia humanitaria, con el caso Open Arms como punta del tremendo “iceberg” que supone, la vicepresidenta de la Unión Europea (UE) y Comisionada de Ayuda Humanitaria y Gestión de Crisis, declara que 2019 es un año clave para el derecho internacional humanitario, con el 70 º aniversario de los Convenios de Ginebra. A medida que el riesgo que enfrentan los trabajadores humanitarios continúa aumentando, la Unión Europea rinde homenaje al compromiso de quienes arriesgan sus vidas para entregar ayuda humanitaria en todo el mundo. El respeto inequívoco del derecho internacional, la seguridad de los trabajadores humanitarios y su acceso ilimitado a los necesitados, a pesar de todo lo que estamos conociendo, son una preocupación importante para la UE (de boquilla para afuera, apuntaría, porque la realidad, a la vista de los acontecimientos, es otra). 

Por otro lado, en un alarde de presunta hipocresía de la barata, entiende la UE que la violencia contra los trabajadores humanitarios afecta a los civiles y evita que millones de personas reciban asistencia vital. Salvar vidas no debería costar vidas. Ironías aparte, cierto que alrededor de 400 trabajadores humanitarios han sido víctimas de ataques importantes en 2018, lo que lo convierte en el segundo peor año de la historia. Más de un tercio de ellos fueron asesinados y el otro tercio fue secuestrado. Coincido con la UE que el Día Mundial Humanitario es una oportunidad para honrar a estos dedicados trabajadores humanitarios y abogar por su seguridad. Expresa la UE que la humanidad, la independencia, la neutralidad y la imparcialidad son los principios en los que se basa la ayuda humanitaria. Así debería de ser. Estos deberían proteger a los trabajadores de socorro, permitiéndoles operar libremente. Bonitas palabras, pero más bien, a la vista del histórico de declaraciones, parece un brindis más al sol o un presumible oportunismo rastrero "aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid". Fuente de la información: UE. Fuente de la imagen: Open Arms.