domingo, 26 de octubre de 2014

Solución de Problemas

Ayer charlaba con Manuel de los buenos resultados en la resolución de problemas de algunos peques. Me comentó que esas acertadas deducciones de los enunciados propuestos por el profe, también se debían a la capacidad de comprensión del niño cuando lee, lo que se conoce como lectura comprensiva[1], captando los fragmentos apreciables, identificando lo básico y enjuiciando sobre la marcha lo que va leyendo. Para algunos especialistas[2], la solución de problemas demanda intenciones adecuadamente precisadas, siendo esencial los principios conexos con el aprendizaje y el perfeccionamiento de las destrezas, porque influyen en el progreso de la interacción social de los peques entre ellos mismos y con los profesores, tutores y resto de adultos que pululan por su rededor. En este sentido, estas personas mayores en torno al peque, sólo deben asumir el papel de guía en las pericias que el loco bajito precisa para tropezarse con esas soluciones, tentativas que le conducirán por el camino de la resolución de los distintos contextos, complicados o beligerantes, que puede encontrarse en su caminar por la vida. 

Lo anterior me lleva a la inevitable reflexión que también en la actividad profesional, empresarial, institucional o laboral, siempre que se den las condiciones organizativas, es importante disuadir el ofrecimiento de soluciones estructuradas al colaborador o colaboradora, de forma que éste sólo se dedique a aplicarlas, puesto que limitará sus capacidades pensativas y, especialmente, creativas, muy necesarias en la solución de los problemas operativos que se encontrará en el desarrollo o ejecución de su actividad profesional diaria. Una investigación realizada en la Universidad Estatal de Ohio, llegó a la conclusión de que más del 50% de todas las decisiones de negocios terminaban en frustración, precisamente por no saber resolver problemas o no delimitación de los resultados anhelados. En la actividad empresarial, los problemas presuntamente ininteligibles desgraciadamente es el día a día, por lo que la capacidad de resolverlos propiciará una ventaja competitiva difícil de cuantificar. Recientemente, David Goldsmith[3] ha realizado un inventario de herramientas y técnicas para posibilitar una mentalidad más habilidosa en la resolución de dificultades, de forma que la capacidad de resolver problemas y tomar decisiones acertadas deje de ser menos usual, de lo que se especula, entre líderes y directivos.

[1] Centro del profesorado de Sevilla. La Lectura Comprensiva. Junta de Andalucía. 2005. Link visitado el 26/10/2014.
[2] García, Madrugada Juan. Razonamiento, Solución de Problemas y Desarrollo Cognitivo, Lecturas de Psicología del Pensamiento, Editorial Alianza, S.A., Madrid 1984.
[3] Goldsmith, David. Problem Solved!: The Secrets of Decision Making and Problem Solving. Editado CreateSpace Independent Publishing Platform. Link visitado el 26/10/2014 http://www.goldsmithgr.com/goldsmithgr.com/newhome.html

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel