miércoles, 27 de noviembre de 2013

¿Qué hace el resto?

Todo el mundo lo sabe. Las entidades financieras (los bancos y las cajas, para entendernos mejor), generaron un colosal agujero consecuencia de sus manejos en el interior (las burbujas inmobiliarias y los trapicheos en las cajas) y el efecto de las mojigaterías  riesgosas del exterior (EEUU, resto Europa, ...).

Entonces entramos en crisis, recesión y todo lo demás. Los reguladores europeos exigieron solución (porque, si no se arreglaba y se dejaba quebrar al sistema financiero, los bancos alemanes y allegados iban a perder una “jartá”), que pasó por el rescate y el traslado de todos los activos tóxicos del sector financiero al sareb

¡Hala! Saneados los bancos y, además, haciendo suculento negocio prestando el dinero que les llegó vía lo público a lo mismo público ¡Así cualquiera! Ahora han entrado en beneficio de nuevo. Ya sabes de donde viene ese beneficio y, por cierto, beneficio que no se reparte con todos, sino sólo para los accionistas (y las pérdidas para el resto), por lo que el político, a carcajadas limpias, vocifera por doquier: ¡Por fin se va a salir de la crisis!

Lo que no sé si todo el mundo sabe es que todo esto no es más que una fenomenal estafa, sí, la que te escribía en “Navegando a contracorriente”: 

"… en esta recesión que por momentos nos ahoga y que no es una crisis de órdago, sino una estafa descomunal"

Puesto que la socialización de las pérdidas ya sabes lo que significa y, además, hacemos ganar a los de siempre, con la venta de los activos, ya no tan tóxicos, a precios por debajo de los precios de saldo a los que ya estaban y recortando por diestro y siniestro, sin criterio ni, tampoco, doctrina (no te equivoques, que en el mismo saco estamos conservadores, progresistas y hasta liberales). ¡Con razón está volviendo la inversión extranjera! 

Pero aquí no pasa nada. Los políticos a su bola, los contertulios con sus diálogos de sordos, la élite a lo suyo (lógico) y el resto … ¿El resto? ¿Qué hace el resto? (Fuente de la imagen: elaboración propia).

1 comentario :

  1. Querido amigo, no te olvides que tú también formas parte de ese resto.

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel