miércoles, 4 de junio de 2003

¿Soy invisible?

Fuente de la imagen: nangreenly en pixabay
Autor: Manuel (Málaga, España). A pesar de que los buscadores cada vez son más hábiles a la hora de recuperar todo tipo de documentos, leía hace unos años en la revista consumer la existencia de una Internet invisible, que escapa a los robots de búsqueda y que en ella se encuentra la información de numerosas bases especializadas. A ver si me aclaro con un ejemplo. Si introduzco mi nombre en el buscador Google, localiza, al día de hoy, 202.000 resultados, aproximadamente, apareciendo, sorpresivamente, mi dirección en primer lugar del ranking. Si introduzco el nombre del blog, se emplazan 238.000 resultados (también aparece en primer lugar). Esto es lo que llamaríamos Internet Visible.

Sin embargo, aunque los últimos avances tecnológicos siguen asombrándonos, todavía existen una gran cantidad de recursos que no se localizan a través de los buscadores generalistas, incluido Google. Parece que los motores de búsqueda de estos buscadores no encuentran esa información porque rastrean en sus bases de datos, generadas por la acción de spiders, pero no se busca en toda la Red. Y para finalizar, planteo la siguiente cuestión. En esta nueva era que se inició hace ya unos añitos con la irrupción de Internet en la Sociedad, ¿interesa ser invisible o visible? ¿Soy alguien por aparecer el primero en el ranking de Google? O, por el contrario, ¿debo preocuparme por ello? Juzguen ustedes.

Posdata: Si restrinjo la búsqueda (nombre y apellidos entre comillas), el dato a fecha de hoy es de 511 resultados aproximadamente, registro irrisorio en esta gran telaraña que es Internet si quiero ser visible. Si quisiera ser invisible no debería, por tanto, preocuparme. Os animo a que realicéis la prueba con vuestros datos. (Formato y texto mejorado, enriquecido y rectificado con posterioridad. Imagen incorporada en 2012; fuente de la imagen: sxc.hu). Imagen incorporada posteriormente; fuente: nangreenly en pixabay.

lunes, 2 de junio de 2003

Valores, credos y filosofías

Fuente de la imagen: geralt en pixabay
Valor es todo aquello que el ser humano considera deseable, como la salud, la riqueza, la justicia o la libertad y, por lo tanto, digno de ser perseguido por las acciones. Los valores ejercen el más profundo impacto sobre la dirección en que se mueva una empresa y el modo en que opere, pudiéndose medir y siendo, en parte, responsables de la multiplicidad de objetivos. Cada organización define su sistema particular de valores que forma parte de su cultura empresarial. Los sistemas de valores de los directivos son como actitudes, pero más fijos, arraigados y estables, e influyen en el comportamiento. Se encuentran más cerca del concepto de ideología que al de las actitudes.

Los credos y filosofías se corresponden con las declaraciones públicas y los fines escritos que se encuentran en el mundo de los negocios. Estos documentos, aún cuando pueden ser cierto los comentarios relativos a que están diseñados para realzar la imagen pública de una empresa, pueden ser piedra angular de la dirección tomada y del método operacional de la entidad que los expone. Los credos expresan a menudo los propósitos básicos de una empresa, así como las ideologías de sus directivos ejecutivos. Saludos (Formato mejorado con posterioridad. Fuente de la imagen: sxc.hu). Imagen sustituida posteriormente; fuente: geralt en pixabay.